¿Cómo
se manifiestan los pensamientos y emociones de Juan Pablo Castel a pocos meses
de ser liberado de la cárcel tras el crimen de asesinar a María?

 

Memorias
de Juan Pablo Castel

We Will Write a Custom Essay Specifically
For You For Only $13.90/page!


order now

 

Fundamentación.-

“El túnel” fue escrito en 1948, por el
argentino Ernesto Sábato, la obra se ubica en la parte 3 del Programa del IB de
Lengua A: Lengua y Literatura NS, titulado “Literatura: textos y contextos”.

Juan Pablo Castel, un pintor solitario es el
personaje principal, el cual siente cierta repulsión por la sociedad y sus
debilidades, disfraza una obsesión con un amor hacia María, lo cual lo lleva a
asesinarla.

El autor de la obra además de emplear
recursos estilísticos para una mejor comprensión, se apoya en el género literario
existencialista que según la
influencia de (Nietzsche, 2009) “es la negación a
considerar el hombre en abstracto, o sujeto de categorías metafísicas”.

Este género se
ve representado sobre todo en la personalidad de Castel en
sus numerosas expresiones a lo largo de la obra, especialmente en el aspecto
psicológico, dónde el personaje accede a la mayoría de sus pensamientos, al
pesimismo en el que vive y se evidencia la incomunicación, y que del amor al
odio hay solo un paso.

El tipo de texto empleado será un diario con
las anécdotas de Juan Pablo Castel, reflexionando acerca de la miserable vida
que tendrá, se utilizará un lenguaje contemporáneo y brevemente coloquial.

Este trabajo va dirigido a todo público, en
especial a los que hayan disfrutado de la obra y llegaron a sentir la
desesperación, necedad, y locura misma que caracteriza a Castel.

 

N° de palabras: 249

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

14/10/1956

Mi vida no ha pasado a más que no sea
frustración y arrepentimiento, a pesar de todos estos años no he logrado
olvidar aquello. Día a día intento levantarme, sin embargo, el peso de la culpa
en mi corazón hace que mi cuerpo viejo e inútil sobre la cama parezca mucho más
liviano.

No puedo creer lo rápido que he envejecido y
como la vida se ha ido como  arena entre
mis dedos, ya no me queda tiempo, ni utilidad, me he convertido en el ser
inservible que repudiaba en este mundo sin siquiera notarlo, el que su vida no tiene
razón, ni beneficio, solo estoy aquí encerrado, y cada día se repite sin fin,
exactamente igual, pero las sombras que me martirizan haciendo huir el sueño,
siempre encuentran una forma particular de recordar mi indigencia, sin embargo,
no mencionaré el miedo, aún no me considero un cobarde.

 

14/11/1956

Hoy ha sido día de baño, tenemos este
privilegio dos veces a la semana, aunque no sea tan satisfactorio como solía
ser en casa, agua caliente sobre tus hombros llevándose todas las impurezas del
día, al menos un par de minutos, te ahogas de cierta manera que te causa
sufrimiento y satisfacción a la vez,  como
lo era mi amor con María, me lastimaba pero era mi consuelo, la única que me
comprendía. 

Los baños en la prisión “Águila del túnel”
son rápidos e indignantes, nos juntan como sardinas en un grupo de hombres, un
jabón grasoso y con olor desagradable como traído directamente del supuesto y terrible
holocausto es de nuestros lujos, con mangueras de gran presión el agua
congelante despierta todos nuestros sentidos de forma arbitraria, la
hipotermia; no es la gran cosa, de todas formas se necesita más espacio para la
juventud criminal de la actualidad. La comida se ha convertido en un caos para mis
desgastadas extremidades inferiores no se mueven al ritmo que se necesita para
alcanzar un bocado entre esta muchedumbre desesperada, un bendito desorden.

 

14/12/1956

El día 14 de cada mes nace la inspiración,
desesperación, el día en que maté al ser que me escuchaba y comprendía. Solo
hoy tengo el suficiente valor para expresar la soledad que me acompaña,
recordando el valor que tuve para dejarla ir, afloro mi desgracia.

He comido como un maldito cerdo, provocando
homicidios al azar en mi mente, parece que los demás lo notaron debido a la
mirada diabólica en mi rostro, de la cual supe al verme en el espejo, tengo la
sensación de que siempre este día es mucho más monótono que los demás, ordinarios,
sin importancia.

 ¿Será
el vacío que quiero llenar? Me encierro en mi celda, me gusta llorar, dormir
como los gatos por incalculables horas, intento buscar la atención que deseaba.
Haga lo que haga no es suficiente.

 

14/01/1957

Ya no puedo pintar, tengo miedo, la cobardía
me ha corrompido, mi mejor excusa es este lugar. El arte atrajo mi desesperanza,
mis sueños nunca se harán realidad, quería era ser aceptado, aunque rechazara a
todos los críticos incompetentes, de alguna forma necesitaba que alguien me
dijera que mi trabajo era maravilloso y que todo estaba bien. Ya no tengo nada
por lo cual vivir, estoy tan lleno de ira, lamento tanto haber desperdiciado
todo mi tiempo, María, María, estoy pagando tu agonía, cada segundo.

A veces pienso en esos jóvenes soñadores,
solía ser como ellos, hasta que un monstruo engulle tus sueños y, lástima, no
se hicieron realidad, a todos nos pasa, estoy seguro. Somos zombies desesperados
por sangre encarnada en belleza y dinero, que al brotar de las venas causa
desastre.

Si de verdad existe un ser divino, ¿por qué
permite tanto sufrimiento? Me gustaría creer que hay algo a lo que aferrarse
después de que lo pierdes todo, pero creo que el amor de Dios no es,
especialmente, para mí, no puedo confiar en él, no tendría misericordia.

 

14/02/1957

Llego el día. No es tan difícil imaginarlo,
esa alegría ficticia que muestran las personas al ser “libres”. Para mí solo
dice que moriré solo, como lo merezco. Izaron las banderas como muestra de
honor y respeto a los veteranos prisioneros, en mi juventud hubiera sido un
honor, ahora solo veo un pedazo de tela al que estos hombres desesperanzados
idolatran con orgullo y amor, ¡qué ridiculez!, darlo todo por algo inerte,
bueno, yo no estoy tan lejos de su realidad.

Respecto a los célebres zombies he encontrado
muchas similitudes, la falta caótica de cerebro, el atacarnos unos a otros, el
caminar sin rumbo, la tristeza de estar muertos de vida, la frialdad de
nuestras almas, tales como la mía, que nos escondemos buscando ser descubiertos
y adorados por los demás. Egoísmo, lo sé. ¡Qué gusto, no estamos tan lejos del
apocalipsis!

 

Como nunca, hace un calor insoportable, el
infierno me abraza amorosamente, el sol quema mis ojos sin piedad, no había
visto la luz hace tanto tiempo; me recibe justo al momento de dar un paso fuera
de la cárcel, con un dolor desgarrador en la rodilla izquierda, disfruté de la
breve brisa de la libertad en mi rostro y mi esencia se desvaneció, es muy
tarde para pedir perdón, por algo que no me importa.

Mi consciencia se ha ido, y con ella mis
pecados, siento paz y guerra, solo un penoso cadáver alojado en la morgue de
Buenos Aires, a la espera de una familia, hijos o esposa que reclamen su cuerpo
aunque sea por su interminable pena pero no sucederá por una sutil razón, este
hombre estaba solo en el mundo, dominado por el orgullo, la soberbia y el
sufrimiento, nunca recibirá una calurosa despedida, bonitas rosas, un elegante
traje con el cual descansar en la comodidad de un ataúd, lamentablemente, las
lágrimas no son concebidas para un asesino, pero engendrará la inmundicia,
perversión y odio que solamente nace en el infierno.    

 

N° de palabras:
975

 

 

 

 

 

 

 

 

Bibliografía:
 

Nietzsche.
(2009). Historia de los Bio-Derechos y del pensamiento bioético. Recuperado
el 16 de 10 de 2017, de Historia de los Bio-Derechos y del pensamiento
bioético: http://www.bioetica.org/cuadernos/contenidos/FILO9.HTM
 
Sábato, Ernesto. (1948). El túnel PDF. Obtenido
de labibliotecadejuanjo:
http://www.labibliotecadejuanjo.com/2016/12/ernesto-sabato-el-tunel-pdf.html
 

 

x

Hi!
I'm Erica!

Would you like to get a custom essay? How about receiving a customized one?

Check it out